CC.OO. y UGT someten a la CEOE a una presión sin precedentes

By 21 mayo, 2018Sin categoría

CC.OO. y UGT han convocado medio centenar de concentraciones el próximo martes ante las sedes de las asociaciones y confederaciones  empresariales de las principales ciudades españolas para forzar un acuerdo sobre negociación colectiva y una subida salarial para el periodo 2018-2020. El acto principal tendrá lugar en Madrid, ante la sede de la CEOE en la calle de Diego de León, al que acudirán los secretarios generales de ambas organizaciones, Unai Sordo y Pepe Álvarez, respectivamente. Este hecho, inédito en las relaciones entre patronal y sindicatos, marcará la reunión de carácter técnico que se celebrará el lunes y que ya tenían prevista ambas partes desde hace días.
Para UGT y CC.OO. es «inadmisible» la posición que mantienen las organizaciones empresariales en la negociación para la renovación del Acuerdo
para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), «no solo en relación al incremento salarial, la jornada laboral y el empleo, sino también sobre la
propia esencia y funciones que debe cumplir el AENC».
De momento, y después de varios meses de contactos muy superficiales, no se intuye que esté cerca un acuerdo sobre el IV AENC, que podría recoger una subida de los salarios de hasta el 3%. Cada parte culpa a la otra de no querer avanzar en las negociaciones, situación que no agrada al Gobierno,
pues supone un motivo más de crispación y movilizaciones en la calle.
Este distanciamiento entre la patronal y los sindicatos se agravó el verano pasado, cuando rompieron las negociaciones sobre la revisión salarial de 2017, y ha coincidido con el relevo en los liderazgos de ambos sindicatos (Pepe Álvarez sustituyó a Cándido Méndez y Unai Sordo a Ignacio Fernández Toxo).
Curiosamente, la revisión salarial no es en esta ocasión el mayor obstáculo para llegar a un acuerdo. La patronal ha ofrecido subidas de entre el 1,2 y el 2%, más otro punto variable según los sectores productivos y determinados factores, como el aumento de la productividad y el descenso del absentismo. Por su parte, los sindicatos han exigido una subida media del 3%, con mayores incrementos para los sueldos más bajos. También quieren que el salario mínimo en los convenios sea de 1.000 euros.
Revisión salarial con el IPC Asimismo, los sindicatos ya no consideran una «línea roja» la fijación de una cláusula de revisión salarial ligada a la inflación y que la patronal considera inaceptable porque «se ha quedado desfasada». Sin embargo, este argumento ha quedado desvirtuado
después de que el Gobierno haya pactado con el PNV una subida de las pensiones del 1,6%, que es la inflación prevista para 2018.
Los sindicatos han advertido de que en caso de bloqueo de la negociación «no habrá un fracaso pacífico» de la negociación.

ABC 19/05/2018